Seguramente que tu estrategia de marketing en Internet estuvo pensada: invertiste tiempo, dinero, viste veinte variantes de tus avisos hasta que diste con el que más te convence.

No es secreto que la publicidad online crece cada año: en EE.UU. en 2013 facturó U$ 43 mil millones y superó incluso a la inversión en TV. por U$ 3 mil millones en el mismo período.

Todo parece ir muy bien, pero hay algo que tal vez no conocías, un elemento que no estaba en tu ecuación pero sí en el de la gente: los bloqueadores de publicidad.

¿Qué es un bloqueador de publicidad?

Tomemos como ejemplo a AdBlock Plus.

AdBlock Plus es un bloqueador de paquetes de información, que, a partir de una lista previamente conformada, permite -o no- la activación de ciertos elementos presentes en un portal.

Al ser un programa de código abierto está en constante desarrollo por cualquier persona que desee participar.

Desde su web se describe:

“Adblock Plus no tiene funcionalidad en sí, en el sentido que no bloquea nada hasta que alguna de las listas de filtros disponibles se lo pide. Éstas son básicamente un conjunto de reglas que le dicen a la aplicación qué elementos de las webs tiene que bloquear.”

AdBlock-Plus-wall

Historia

En 2006 comenzó el proyecto desde el ordenador del desarrollador web Wladimir Palant, pero no fue hasta 2011 que fue fundado por él mismo y Till Faida.

Actualmente es soportado por Firefox, Chrome, IE, Opera y Safari y desde 2012 está presente en tecnología Android.

Al momento cuenta con más de 200 millones de descargas en el mundo.

En 2007 el desarrollador web Danny Carlton aseguró que la actividad de la aplicación era “equivalente al robo” y llamó a sus sitios a no permitir que se ingrese a través del navegador de Mozilla, Firefox.

En 2013 el famoso blogger alemán Sascha Pallenberg acusó a la empresa a tener alianzas con ciertos anunciantes para sí promover sus anuncios, y no los de la competencia.

¿Qué significa ésto?

¿Entonces es mejor buscar otro medio de comunicación? No nos apresuremos, la publicidad en Internet sí sirve, y funciona, pero no con las reglas que, tal vez, preferiríamos como emisores.

Si bien AdBlock bloquea elementos, puede discriminar a los que son “aceptables” de los que no –en base a su nivel de intrusión- y permite que estos sí se ejecuten en un portal.

Anuncios permitidos

Siempre que sean estáticos (nada de animaciones, sonidos o similar).

Preferiblemente sólo texto.

Ubicación:

Nunca deben ocultar el contenido de la página (por ejemplo, obligando al usuario a pulsar en un botón para cerrarlo y ver el portal).

En las páginas que tengan un texto los anuncios no deben estar situados en medio del texto, interrumpiendo el flujo de lectura. En vez de eso, pueden estar encima, debajo o a los lados del mismo. De igual manera se aplica a sitios de resultados de búsqueda: no se pueden mezclar los pagos con los orgánicos.

Cuando los anuncios estén situados encima del contenido de la página, no obligarán al usuario a mover el texto hacia abajo. Dado que el espacio vertical disponible suele ser de al menos 700 píxeles, la publicidad no debe ocupar más de 1/3 de esa altura.

Los resultados pagos en las páginas de búsquedas pueden ocupar más espacio, pero nunca podrá haber más de ellos que resultados reales.

Cuando la publicidad esté en un lateral, debe dejar espacio suficiente para el contenido. Dado que el espacio horizontal disponible suele ser de al menos 1000 píxeles, el banner no debe ocupar más de 1/3 de ese espacio.

El aviso debe estar marcado claramente como tal con la palabra “Publicidad” o su equivalente y debe ser distinguible del contenido de la página (mediante un borde y/o un color de fondo diferente).

Los requisitos de señalización y ubicación no se aplican para hipervínculos con ID referentes a programas de afiliación insertados en el contenido de páginas web. Criterios adicionales para los hipervínculos con ID de afiliado:

Las redirecciones originadas en el hipervínculo no deben redirigir a ninguna otra web diferente a la página de destino.

En los textos, no más del 2% de las palabras pueden ser enlazadas con propósitos monetarios.

Los hipervínculos no deben tener diferente formato o comportamiento que cualquier otro enlace.

Los hipervínculos no deben inducir a error o malentendido, tanto en el contenido como en la colocación.

Pero si los sitios no permiten los anuncios: ¿cómo se mantienen?

Según una encuesta elaborada por AdBlock sólo el 25% de los usuarios está totalmente en contra de los avisos. El porcentaje restante sí está dispuesto a ver comunicaciones que mantengan económicamente a los sitios.

Evolución

La web es aún un soporte de comunicación en desarrollo con reglas en constante cambio: desde los tiempos de diarios con tipos móviles, radios e incluso en la precaria TV. el avance tecnológico era lento y pausado.
Aquel paradigma funcionaba de modo que tanto comunicadores, como el público tenían un período de tiempo mayor para adaptarse y asimilar cada variante.

La Web 2.0 ofrece opciones: tanto para los anunciantes como a los usuarios, el mensaje ya no es un monólogo que la marca puede acaparar. Hoy cada persona puede elegir cuándo escucharnos.

Adaptarnos a esas reglas y encontrar nuevos formatos de comunicación que la gente elija ver sigue siendo el mayor desafío para que nuestra campaña no pase a ser parte de la publicidad prohibida.
Es momento de conectarse a través de una computadora con Adblock Plus y saber si tus anuncios son vistos por tu público, o si sólo son un entremés más para el Devorador de Publicidad. 

Fuentes:

Infobae.com

AdblockPlus.org

Wikipedia.org

Advertisements